asfalto vs montaña
Leer más

Las sutilezas del correr: asfalto vs montaña

A primera vista, correr en montaña y correr en asfalto pueden parecer lo mismo, pero si te adentras en el fascinante mundo del trail running, pronto descubrirás diferencias que no deberías ignorar.

Cada vez más gente siente la irresistible llamada de la naturaleza. En las últimas dos décadas, hemos visto un aumento significativo en el número de corredores que prefieren salir a correr al aire libre, abandonando el asfalto que hasta ahora ha sido el terreno de juego preferido de los corredores de fondo.

El trail running engancha, y quienes lo prueban, casi siempre repiten. Pero no sólo eso, sino que se convierten en embajadores de este deporte entre sus amigos, familiares y conocidos, diciéndoles: «Tienes que probarlo». Aunque la rivalidad entre correr en asfalto y en montaña no tiene por qué tener un ganador, sí es fundamental conocer y respetar sus diferencias para disfrutar de ambos.

Para comprender mejor la singular esencia de correr en las montañas en vez de en las ciudades, hemos preparado este artículo.

El ritmo

Quizás la diferencia más notoria es el ritmo. Cuando empiezas a correr por montaña, te das cuenta rápidamente de que es prácticamente imposible mantener un ritmo constante durante toda la carrera. Debes ser capaz de adaptarte y cambiar de ritmo repetidamente durante el entrenamiento o la competición.

El ritmo en las carreras por montaña © Stefanía Díaz

Aprender a caminar

Suena sencillo, pero en el trail running, caminar forma parte integral de la estrategia. Debemos acostumbrarnos a alternar entre correr y caminar, y saber cuándo es más eficiente hacer cada cosa.

Adaptarse a terrenos irregulares

El terreno también es un factor crucial. Si vienes del asfalto, tendrás que cambiar tu forma de correr para adaptarte a las irregularidades del terreno de montaña. Desde senderos, caminos de barro hasta crestas técnicas.

Las bajadas

«Todo lo que sube, tiene que bajar», dice el refrán, y en trail running esto es especialmente cierto. En el asfalto, las bajadas suelen ser cortas y suaves. En la montaña, dependiendo de la longitud de la carrera, podemos pasar mucho tiempo bajando, lo que requiere un alto nivel de esfuerzo en los cuádriceps. Hay que entrenar este tipo de situaciones.

El material

Por último, el material juega un papel más importante en la montaña que en el asfalto. Las zapatillas de trail deben tener un buen agarre y protección dado que pasaremos por diferentes terrenos. Dependiendo de la longitud de la carrera, también se necesitarán otros elementos como bastones, mochilas de hidratación, etc…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *